Guía para visitar la antigua ciudad de Ayutthaya

Ayutthaya, que se encuentra a unos 70 kilómetros de Bangkok, es una ciudad con gran cantidad de lugares de interés. Nosotros la escogimos para pasar los primeros días en Tailandia y descansar (aquí puedes leer nuestra experiencia en Ayutthaya). Es un buen primer contacto con el país y su cultura. Está plagada de zonas verdes y templos, lo que convierte la visita en una mezcla de naturaleza e historia. Es ideal tanto para verla en un solo día como para instalarse dos o tres y disfrutar de la tranquilidad que ofrece con muchas opciones para salir y puntos turísticos para visitar.

 

Qué ver

La importancia turística de Ayutthaya se debe a las ruinas que hoy forman el Parque Histórico de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991. Fue la capital de Tailandia durante el reino de Siam y llegó a ser una de las ciudades más importantes con más de un millón de habitantes. Fue brutalmente atacada por el ejército birmano, que dejó a su paso lo que hoy conocemos como el Parque Histórico de Ayutthaya.

No visitamos todos los lugares señalados como de interés porque preferimos parar más tiempo en cada uno, pero no nos quedaron más que un par de sitios. Aquí os dejamos la selección que hicimos y que pensamos que es muy acertada.

  • Wat Yai Chai Mongkol

Es la imagen típica de Ayutthaya con la estatua de Buda reclinado y el templo principal de fondo.

Esta estatua, que es lo primero que se encuentra a la entrada, es la primera de cientos de budas con túnica amarilla-naranja que se pueden observar allí dentro. Subiendo al templo principal se tienen unas bonitas vistas de los alrededores y del mismo complejo.

Detrás, frondosos jardines decorados con más budas. En el centro hay varias construcciones y entre ellas está la sala de ordenación de monjes. Cruzando el río por alguno de los puentes se accede a las inmediaciones del palacio, el cual se puede visitar en el interior. Merece la pena dar una vuelta por los jardines del mismo, muy cuidados y decorados en exceso con cientos de coloridas estatuas de animales de todos los tamaños, sobre todo gallos, amontonadas en las orillas de los caminos.

  • Wat Mahathat

Es un complejo de ruinas bastante grande e impresionante. Una sucesión de pequeños y grandes templos rojizos en ruinas dejan en la retina una imagen de grandeza indescriptible. Del monasterio queda bien poco ya y la gran mayoría de las estatuas de Buda están decapitadas, lo que en su momento significó la victoria y conquista de la ciudad por parte del ejército birmano.

Lo más curioso de todo es la cabeza de Buda en el árbol. Cuenta la leyenda que cuando la ciudad se convirtió en ruinas y los templos quedaron abandonados, la cabeza de Buda rodó desde el cuerpo decapitado hasta los pies de este árbol “Ficus religiosa”, que resulta ser la misma especie de árbol bajo el que Buda se sentó y recibió la iluminación. Según dicen, sin ningún tipo de modificación humana y únicamente de forma natural, las raíces del árbol crecieron acogiendo y protegiendo al Buda sonriente, dejando libre su rostro. Cada uno es libre de creerlo o no, pero desde luego es una historia mágica. Independientemente de su veracidad, es sin duda uno de los lugares que más impactan.

  • Wat Phra Si Sanphet

Este monasterio formó parte de las tierras pertenecientes al palacio real. Algunos monjes eran invitados en ocasiones pero en general su uso se limitaba a la familia real. Algunas construcciones estaban recubiertas de oro y, al igual que muchas de las estatuas que decoraban el templo, fueron saqueadas durante los ataques. Las estupas que quedan en pie ayudan a imaginar lo que fue aquello. Algunas conservan bastante bien las formas.

  • Wat Phra Mongkhon Bophit

Nos acercamos a visitar este templo de camino a Wat Mahathat pero pudimos ver poco porque actualmente se encuentra en obras. Podemos decir que cuenta con unos bonitos jardines exteriores y ruinas alrededor que merece la pena visitar. A pesar de los andamios nos gustó la estructura exterior, con un enorme techo curvo a dos aguas y una perfecta combinación de blanco, dorado y rojo. Además se encuentra muy cerca de otros templos.

 

  • Wat Phanan Choeng

Este templo budista es la morada de una de las estatuas de Buda más impresionantes que hemos visto hasta ahora, de 19 metros de altura. Es muy venerada y de hecho allí vimos a muchas personas realizando ofrendas por todo el templo como pegar unos adhesivos dorados a las estatuas, comida, flores… Además asistimos a una ceremonia religiosa en la que al final muchos ofrecen las bandejas con túnicas y dinero al gran Buda, para después presenciar cómo lo visten con ellas. La relación con China es bastante evidente por la gran cantidad de caracteres en esta lengua que se observan. Además de las estatuas y la arquitectura, el templo está decorado con bellos tapices.

  • Wat Lokayasutharam

El Buda reclinado para nosotros es lo único que hay que ver en la zona en la que se encuentra. Ya nos lo había dicho Aeck, el conductor de nuestro tuc tuc: “Only see Buda, no shopping, too much money”. Quería decirnos que no parásemos a comprar en las tiendas que hay al lado, que lo veíamos y nos íbamos. Aún así merece mucho la pena ir hasta allí para contemplar la enorme estatua de unos 37 metro de largo por 8 de alto. Buda está recostado sobre una flor de loto. Hay una advertencia que prohíbe pegar los adhesivos dorados para no dañar más el color blanco original. No se sabe la fecha en la que fue construida pero pertenece al primer periodo de Ayutthaya.

  • Wat Phu Khao Thong

Está situado un poco más lejos de los demás templos, pero se llega también fácilmente en bicicleta o tuc tuc. Este templo, cuyo nombre significa Montaña Dorada, es uno de nuestros preferidos. El majestuoso edificio combina el color marfil y el negro que contrasta con los alrededores verdes. Las escaleras son fáciles de subir y al llegar arriba, desde los cuatro costados, se tienen las mejores vistas de la ciudad. Se puede acceder también por un estrecho pasillo al templo, que es una pequeña habitación con estatuas y ofrendas. Mezcla elementos tailandeses y birmanos.

  • Wat Phra Ram

Otro templo, cerca del río, que a pesar de estar en ruinas conserva su estructura y bellos edificios. Le llaman el templo de los budas decapitados.

La mayoría de los templos del Parque Histórico son de acceso gratuito. En nuestro caso solamente tuvimos que pagar una entrada de 20 baths por persona para el Wat Yai Chai Mongkol y 40 baths para el Wat Phanan Choeng.

 

Cómo llegar

Para llegar escogimos la opción del tren. Desde el aeropuerto hay que coger el tren hasta la estación Makkasan, donde hay que caminar unos minutos y cambiar cambiar al metro en la estación Phetchaburi. De ahí ya va directo a la estación Hua Lamphong, donde se puede coger el tren a Ayutthaya. Cogimos el billete de tercera clase que tarda un poco más de dos horas. El precio es de 15 baths por persona. Evidentemente es un tren muy básico, sin aire acondicionado. Tiene unos ventiladores en el techo y las ventanas abiertas, pero no se está mal. También se puede coger un tren mejor. En primera clase, por ejemplo, el coste son 345 baths.

A nosotros nos pareció la mejor forma de llegar a la ciudad, pero también se puede coger un bus o furgoneta.

 

Transporte en la ciudad

No es una ciudad demasiado grande y se puede visitar a pie, pero para visitar la gran cantidad de templos que hay la verdad es que hay que hacer unas buenas caminatas.

Una opción muy barata, fácil y ecológica es alquilar una bicicleta. Eso sí, hay que prepararse para pasar mucho calor! En muchos hostel tienen bicis disponibles y el precio medio ronda los 10 baths.

Más rápido y cómodo es alquilar una moto. Esta opción en nuestro caso la dejamos para ciudades más grandes como Chiang Mai, porque realmente en Ayutthaya no es necesario.

En casi cualquier calle, sobre todo en las principales, los conductores de tuc tuc te ofrecerán un tour por los principales monumentos. En general suelen llevarte a donde elijas, te esperan a la salida para continuar y te explican algunos detalles sobre la ciudad y los templos. El precio sube bastante con respecto a las demás opciones pero no es nada exagerado. Uno de los días decidimos pasar la mañana en tuc tuc porque estábamos agotados del calor y la humedad y quedamos bastante satisfechos.

Vimos que también es posible subir a un elefante y pasear sobre él viendo la ciudad, pero desde luego esta opción es la que no se debe escoger para hacer un turismo responsable. Piensa que los animales salvajes normalmente han sufrido fuertes maltratos para llegar a ser un transporte urbano. Además, se pasan el día haciendo kilómetros y kilómetros de un lado a otro con un calor insoportable. No colabores con el maltrato animal! Sobre la vida de los elefantes en Tailandia aprendimos mucho en nuestra visita al Elephant Nature Park.

 

Dónde dormir

La ciudad tiene una amplia oferta de alojamientos de todo tipo y diferentes precios: habitaciones privadas y compartidas, guesthouses, hoteles, hostales, albergues… y hasta donde hemos comprobado son bastante internacionales. Es cuestión de preferencias y basta con comparar las ofertas en las páginas especializadas.

En nuestro caso nos hemos alojado en el Sleepaholic. Es un hostel pequeño y bien situado propiedad de una pareja de tailandeses muy majos. Las habitaciones compartidas no están nada mal, con cortinas en cada cama. Nosotros cogimos habitación privada con baño propio y aire acondicionado y, aunque el precio sube bastante (necesitábamos descansar!), nos quedamos satisfechos. Las zonas comunes son cómodas y completas; disponen de lugares para tumbarse, wifi, cocina, mesa grande, juegos, TV, impresora, posibilidad de comprar bebidas y porche exterior.

 

Dónde comer

En Tailandia la comida está por todos lados y Ayutthaya no es menos. En cada calle puedes encontrar restaurantes y puestos de comida, para tomar allí o para llevar. Hemos comido varias veces en restaurantes y la comida es muy buena y barata, y en la mayoría puedes disfrutar del aire de los ventiladores. Para el día es la opción que hemos elegido, pero para la noche sin duda lo mejor es acercarse al mercado callejero que montan en la calle Thanon Pang Ian, cerca de la parte oriental del parque Bueng Phra Ram. Hay una variedad de comida inmensa que va desde insectos fritos a arroz con huevo cocido, noodles o una simple tortilla. Algunos puestos tienen su propia terraza montada y otros no, pero en la acera de en frente se pueden encontrar mesas y asientos. Venden también, aunque poca cosa, otros productos como música y ropa.

Sin duda es imprescindible pasar por la antigua Ayutthaya en una visita a Tailandia.

(Visited 83 times, 1 visits today)
A compartir
Ordenar por:   más nuevos | más viejos | más votados
wpDiscuz