Vacunas para el Sudeste Asiático

 

¿Estás preparando tu viaje al Sudeste Asiático? Ya seas de los que le gusta partir con todo organizado o, como nosotros, prefieras lanzarte a la aventura y dejar que los planes vayan surgiendo, hay una serie de puntos que vas a tener que planificar con antelación. Entre los temas a resolver previos al viaje más importantes se encuentra la vacunación.

Vacunas para el Sudeste Asiático

Lo mejor es acudir a un centro médico especializado para recibir asesoramiento personalizado según el tipo de viaje, recorrido y duración del mismo. Si vives en o cerca de Barcelona, por ejemplo, te recomendamos pedir cita en el SAVI (Servei d´Atenció al Viatger Internacional) ubicado en el Hospital Clínic. Además de las vacunas, el centro ofrece un completo asesoramiento sobre cómo actuar para prevenir o solucionar cualquier asunto médico que te pueda surgir. El precio es de 40€ e incluye dicha información y recomendaciones, además de la primera dosis de todas las vacunas necesarias. Para posibles dosis posteriores, la revacunación tiene un coste de 9€ (por visita y no por vacuna). Al menos en este centro, es importante pedir cita con antelación, puesto que si contactas con ellos y el día que te proponen no encaja con tus fechas de viaje, solicitar una cita urgente sube a 115€ (todos los precios registrados en agosto de 2016).

Por si antes de visitar un centro médico especializado quieres leer un poco de información general, aquí te contamos las vacunas para el Sudeste Asiático de las que nos hablaron en nuestro proceso de vacunación. En nuestro caso no tenemos un recorrido marcado, por lo que tuvieron en cuenta todos los países.

Como ninguna vacuna es obligatoria para entrar (excepto la fiebre amarilla, solo en algunos casos que explicamos más abajo), la decisión acerca de ponerse o no cualquiera de ellas es personal. Nosotros nos pusimos todas recomendadas para enfermedades graves.

Vacunas para el Sudeste Asiático

 

  • Hepatitis A y B:

Muy importante estar vacunado no solo para viajar al Sudeste Asiático. Dependiendo del año y el país en el que naciste, es posible que ya las tengas. En nuestro caso uno tuvo que vacunarse de la Hepatitis A.

  • Fiebre Amarilla:

Escucharás hablar de ella pero lo cierto es que no hay fiebre amarilla en el Sudeste, solo es obligatorio estar vacunado para entrar si provienes o has estado últimamente en zonas afectadas (algunas partes de Sudamérica y África). Es un método de prevención para evitar el ingreso de la enfermedad allí. Si vienes de alguno de los dos continentes mencionados, debes informarte.

  • Fiebre Tifoidea:

Es provocada por una bacteria presente en alimentos y agua contaminados. No podemos detectarla, por lo que nos hemos puesto esta vacuna.

  • Rabia:

Según nos informaron, en el Sudeste Asiático hay muchos animales como perros y monos infectados de rabia. Puedes encontrarlos en libertad e incluso por las calles, de manera que es recomendable vacunarse. La vacuna se compone de tres dosis, por lo que la primera debe administrarse varias semanas antes de empezar el viaje. La doctora nos informó de que, aún teniendo las tres dosis, si alguno de estos animales nos muerde o araña, es necesario acudir al médico cuanto antes para valorar la necesidad de aplicar otra. Aunque no te hace inmune, la ventaja de haberse vacunado con antelación es que te da más tiempo para encontrar un médico que pueda vacunarte.

  • Encefalitis japonesa:

Algunos mosquitos están infectados y la transmiten con su picadura. Tuvimos un poco de dilema pero finalmente nos vacunamos.

 

Además de estas, hay otras vacunas como la antitetánica que son muy recomendables pero que ya nos administraron de niños a la mayoría de los que tenemos nuestra cartilla de vacunación completa.

También te advertirán sobre el dengue y la malaria, presentes en el Sudeste. No existe vacuna que pueda prevenir estas enfermedades transmitidas de nuevo por simpáticos mosquitos. En el caso de la malaria, existe un método de prevención que consiste en la toma de medicamentos que previenen el desarrollo de la enfermedad si el mosquito nos pica. Tomar o no el tratamiento previo dependerá de la situación personal de cada uno, la tasa de malaria del lugar que se visitará, el tipo de viaje o la duración del mismo.

En nuestro caso no los hemos tomado, entre otras razones, porque se trata de un viaje largo y no queremos ingerir medicamentos tanto tiempo, sin olvidar los efectos secundarios. Eso sí, llevamos la medicación como emergencia si notamos síntomas y no pudiéramos acudir a un médico. Volvemos a repetir: cada uno tiene que decidir.

Vacunas y medicinas a parte, lo más importante es prevenir. Por eso hay que intentar evitar el contacto con mamíferos que puedan transmitir la rabia, dormir con mosquitera o aire acondicionado y ventanas cerradas, usar repelente y no usar ropa oscura.

Esperamos que esta información pueda servir de ayuda, para que podáis haceros una idea antes de la visita al médico y sobre todo para que lo hagáis con suficiente antelación!

Buen viaje!

(Visited 23 times, 1 visits today)
A compartir