Gott kvöld!

Hoy es nuestro tercer día en Islandia.

Estamos en la “cocina” del camping Langbrók en el sur de la isla. Aquí estaremos hasta mañana temprano que nos viene a recoger Elin, una mujer de Reykjavik que vive desde hace dos años por esta zona y que nos trajo ayer hasta aquí desde Hveragerdi. Y una mujer a la que tuvimos que agradecerle su nombre, el único hasta ahora que hemos sido capaces de pronunciar.

Islandia

Sendero hacia Reykjadalur, río de agua caliente. Hveragerdi.

Islandia

Baño en Reykjadalur.

Este no era el plan, ni nada de lo que está pasando. La verdad es que llegamos al aeropuerto de Keflavik sin plan, sin saber ni dónde dormiríamos esa noche, pero allí decidimos al menos una cosa: que el rumbo de la ruta empezaría por el oeste hacia el norte para llegar a los fiordos del oeste. Ahora estamos en el sur, yendo hacia la otra punta… Aunque parezca contradictorio, gracias a esto estamos cumpliendo el plan principal: olvidarnos de las guías y los circuitos turísticos y hablar con la gente local, preguntar, dejarnos aconsejar y seguir una ruta alternativa improvisada.

Islandia

Las montañas humeantes

Son pocos días pero ya sabemos que, aunque la mayoría del tiempo hace bastante frío, este es el clima más inestable que hemos visto. En el mismo día (y en la misma media hora a veces) hace un viento que te lleva para atrás y nada de viento, llueve y sale el sol, suben y bajan los grados y las nubes están y no están unos minutos después. Ayer, por ejemplo, a pesar de la emoción al tener un cielo lleno de aurora boreal, teníamos que entrar de vez en cuando para contemplarla desde la ventana porque no aguantábamos el frío, y hoy hemos estado hasta la tarde paseando en manga corta y con calor. La consecuencia son dos resfriados importantes.

Islandia

Esta mañana disfrutando del calor!

Otra cosa que nos ha llamado la atención son los precios. Por mucho que nos hubieran dicho que son altísimos, hasta que no lo ves no lo crees: son de otro planeta!

De momento no hemos visitado ningún lugar con nombre famoso, pero ya hemos caminado por las tranquilas calles de Reykjavik, hemos creído que caminábamos sobre la luna, hemos investigado los agujeros humeantes que invaden los paisajes, nos hemos bañado en un río natural de agua caliente a unos 8°C en el exterior, hemos interactuado con ovejas y caballos islandeses y hemos tenido la suerte de dormir bajo la aurora boreal.

14199480_1740714259523495_3610694417324820970_n

Ahora que ya sabemos montar y desmontar nuestra tienda en un momento y nuestro equipaje está bien organizado (todo tiene su historia), vamos a ver si llegamos mañana a Vik para ver las playas negras y un trekking que nos han recomendado por esa zona.

Ese es el plan…

A compartir

3

1000
2 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
  Subscribe  
más nuevos más viejos más votados
Avísame de

[…] de llegar a esta parte, el sur nos ha dejado impresionados. Pensábamos que nunca llegaríamos a Vik. Parecía que estuviéramos  en una especie de ruta de […]

Noor

Que guay chicos!!!!! Envidia super sana!!! A seguir disfrutando!!!

tierranomada

besos!!