Imprescindibles de una vuelta a Islandia

Como ya sabéis si nos vais leyendo, Islandia nos ha parecido un país en el que merece la pena recorrer casi cada rincón (y aún nos quedan muchos!). Así que hemos tenido que hacer un esfuerzo para enumerar esta corta selección de lo que más destacamos en los diferentes puntos cardinales de la isla.

Avisamos, si no estás preparando un viaje a Islandia corres el riesgo de empezar a mirar vuelos en cuanto termines de leer.

 

Qué ver en Islandia

 

Cataratas y cascadas

Desde la poderosa Dettifoss a la tranquila Seljalandsfoss, que te permite contemplarla desde detrás del agua, pasando por cientos de cascadas menos conocidas. Son un símbolo de Islandia, de su abundancia de agua y de su naturaleza salvaje.

Son visita obligada las dos antes mencionadas, Godafoss, Gullfoss, Svartifoss y Skógafoss, todas ellas en la ruta 1 o cerca y de muy fácil acceso. Para nosotros fue muy especial Glymur, una de las cascadas más altas a la que se llega por un bonito y emocionante sendero (en este post explicamos más).

Seljalandsfoss

Dettifoss

 

Jökulsárlón

La laguna del glaciar, una maravilla natural. Es una de las imágenes más impresionantes que se pueden contemplar. Los icebergs azules y blancos desprenden luz y se rompen causando un estruendo. Las focas se pasean entre ellos. Al fondo la lengua glacial Breiðamerkurjökull. Merece la pena quedarse un par de horas paseando por la larga orilla de la laguna observando las diferentes perspectivas. Es posible, además, contratar una ruta en lancha.

Jökulsárlón

 

Playas negras

Paz y acción. Las playas más tranquilas del mundo con el mar más agitado. Esta es una sensación muy personal, pero cuando estaba allí sentí la capacidad de pensar y crear que puede transmitir un lugar. Me llegó la serenidad más absoluta con la fuerza del mar.

Sentimientos aparte, es un placer contemplar este paisaje de extrañas formaciones rocosas que emergen del agua oscura y fría, los acantilados verdes y negros que caen perpendiculares al mar y el polvo de lava sobre el que no hay toallas ni sombrillas.

Playa de Vik

Aquí puedes leer nuestro paso por esta parte.

Seyðisfjörður

La joya de los fiordos orientales. Es un pequeño pueblo pesquero que empieza donde acaba el mar, en el fiordo del mismo nombre. Los ríos bajan desde la cima de las montañas de tonos verdes, marrones y amarillos formando cientos de cascadas y se pierden en la parte baja entre casas de colores vivos y pasteles. Cosidas de senderos, estas laderas son muy agradables de caminar. Las personas que viven allí no llegan a ser setecientas, pero hay varios centros de arte, museos y monumentos, pues Seyðisfjörður tiene una importante relación con la cultura y la música.

Fiordo y pueblo.

Fiordo y pueblo.

Hveragerði

Se trata de un pueblecito al sur de la isla, a menos de 50 kilómetros de Reykjavik, con una intensa actividad geotermal. Está emplazado en un colorido paisaje montañoso en el que abundan las fumarolas y los invernaderos. El humo emana del suelo incluso en las calles. Se pueden visitar los baños geotermales del pueblo, pero lo que más recomendamos es hacer una ruta de menos de dos horas hasta alcanzar la parte alta del río. Allí se puede disfrutar de un baño caliente al aire libre en aguas naturales, a muy pocos grados fuera del agua. Hay unos vestuarios básicos para cambiarse.

 

Río de aguas termales.

Valle Haukadalur

Situado en la ruta del Círculo Dorado, en esta zona se pueden visitar los espectaculares géiseres. Los más famosos son Geysir, de donde viene el nombre, y Strokkur, que erupciona cada pocos minutos dejando una hilera de bocas abiertas a su alrededor. El área termal es impresionante, con abundancia de fumarolas. Merece la pena llenarse los pies de barro subiendo al pico de las montañas para contemplar el valle y los alrededores.

 

 

El valle y Strokkur en erupción.

Península de Snaefellsnes

“Islandia en miniatura” la llaman. Se encuentra al oeste de la isla, al sur de los fiordos occidentales que se llegan a ver desde la península. Las montañas que van a parar al mar, los fiordos, las cascadas… Este brazo verde alberga uno de los cuatro parques nacionales del país, situado en el área que rodea el volcán Snaefellsjökull, del que habla Julio Verne en su novela Viaje al centro de la Tierra.

 

Vistas desde el interior de una grieta en la roca volcánica.

Centro de Reykjavik

La vida más activa de la pequeña capital se concentra en las calles más céntricas de la ciudad. Los centros de información, los restaurantes y bares, las pequeñas tiendas, las casas de colores, los cafés con personalidad y el arte se dejan ver en cada rincón. También ofrece actividad nocturna incluso al aire libre.

 

Reykjavik.

¿Has estado ya en Islandia? Cuéntanos cuáles son tus lugares favoritos en los comentarios!


¿Estás planeando tu viaje a Islandia? ¿Vas a acampar? Lee nuestros CONSEJOS PARA HACER CAMPING EN ISLANDIA!
(Visited 69 times, 1 visits today)
A compartir
Ordenar por:   más nuevos | más viejos | más votados
wpDiscuz