Entrevista a viajeros: A la vuelta de un gran viaje

 

Han pasado más de diez meses desde que nos despedimos de nuestra vida en Barcelona y cogimos un vuelo con destino Reykjavik. Nos acordamos de todas las preguntas que nos surgieron en aquel momento. Nos lanzamos sin pensar demasiado, pero es cierto que tuvimos que lidiar con algunas dudas, propias y ajenas.

Aunque hasta septiembre no nos volvemos a instalar, al menos temporalmente, en un lugar fijo, en julio volvemos a pisar Barcelona y con ello despierta la sensación de que nuestro viaje se está acabando y todo lo que esto conlleva. No sabemos qué va a pasar a la vuelta y por supuesto ese desconocimiento nos crea inseguridades, pero lo cierto es que este sentimiento nos agrada a la vez que nos plantea un nuevo reto: superar los miedos que genera el cambio.

Ya casi habíamos olvidado aquello de “¡Qué locos! ¿¡Cómo vais a dejar un trabajo estable!?” o “¿Y si cuando volváis no encontráis nada?” Estamos seguros de que solucionaremos pronto todas las preguntas y sea como sea nunca nos vamos a arrepentir de aquella decisión, porque hemos puesto por delante nuestra felicidad y nuestros sueños, porque hemos aprendido mucho y porque no cambiamos este año por nada del mundo!

A falta de nuestras respuestas, les hemos preguntado a otros viajeros que un día lo dejaron todo para emprender un largo viaje y ya pasaron por la situación de tener que volver. No os perdáis sus repuestas porque tienen mucho que decir y que enseñarnos.

A todos los que nos preguntáis u os preguntáis qué pasa después de un largo tiempo viajando.

¡Os dejamos con ellos!

Rober y Lety

Ellos son la pareja española-italiana detrás del blog Mochileando por el mundo. Ya llevan unos cuantos años haciéndonos viajar virtualmente con sus anécdotas y ayudándonos a viajar físicamente gracias a toda la información que comparten. ¡Y encima escriben guías! Pero como todos, ellos también tuvieron su primera vez. Nueve meses mochileando por el Sudeste Asiático dieron para mucho y, como ellos mismos cuentan, todo cambió desde aquella aventura.

“Descubrimos muchísimas cosas, conocimos culturas totalmente diferentes, aprendimos de gente que no conocíamos de nada y de nosotros mismos y nos enamoramos un poquito más de estar fuera de casa (para luego disfrutar más cuando estamos en ella de vuelta).”

– A la hora de tomar la decisión, ¿tuvisteis miedo por lo que podría pasar después del viaje?

Creo que todos los que decidimos dejar una situación estable (sobre todo en cuanto a un trabajo fijo) para salir a la aventura terminamos agotados de escuchar que estamos locos, que no sabemos lo que hacemos, que estamos tirando nuestra carrera a la basura… que definitivamente vamos a arrepentirnos. Y claro que te entran dudas, las que tienes más las que te hacen tener los demás, pero tras todos estos años de viaje si una cosa tenemos clara es que fue la mejor decisión que pudimos tomar para poder disfrutar de nuestra vida.

– Tres palabras que resuman lo que sentisteis justo antes de la vuelta.

Descanso, alegría, tristeza (raro, no?). Descanso porque viajar no es tan relajante como parece, porque si además lo haces en plan mochilero como fue nuestro caso, terminas agotado y porque necesitábamos nuestras camas! Alegría por volver a ver a los nuestros, a nuestras familias y amigos, nuestras casas, nuestra comida y nuestra rutina. Tristeza porque revisas las fotos y recuerdas las experiencias vividas y te da un poquillo de cosa dejar un continente que nos acogió de forma increíble y del que nos enamoramos para siempre.

– ¿Qué pasó a la vuelta? Mirándolo desde la distancia, ¿cambió en algo vuestra vida o todo sigue igual que antes de hacer las maletas aquella primera vez?

Teníamos ganas de volver, de buscar un trabajo para seguir ahorrando y volver a salir de viaje en cuanto reuniéramos lo suficiente. De volver a una rutina que perdimos hacía un año y de probar de nuevo la “vida normal”. Esas ganas nos duraron 15 días, tras los cuales ya estábamos planeando nuevos viajes y contando los días para dejarlo todo de nuevo. Escribimos esta reflexión al respecto: https://www.mochileandoporelmundo.com/volver-de-un-viaje/.

 

Iosu y Alberto

Seguramente ya conozcáis a estos dos incansables trotamundos. Juntos conforman el alma que da vida a MochilerosTV, una web imprescindible para los que buscan inspiración viajera a través de experiencias reales. Han creado una comunidad de mochileros que ofrece valiosísima información y que completan con un contenido audiovisual de mucha calidad.

Ellos mismos nos cuentan sobre su primer gran viaje:

“Viajar es una forma de conocer el mundo y aprender de él. Así lo entendieron nuestros padres y fue gracias a ellos los que a base de escapadas de corto y largo recorrido nos inculcaron ese germen viajero que hoy ya forma parte de nuestro adn. Pero el primer gran viaje que uno hace por sí mismo es ese que no se olvida y llegó más tarde. Iosu reunió dinero y coraje para tras unos años de trabajo en Madrid, dejarlo todo y lanzarse a un viaje que por aquel entonces y todavía hoy tiene tintes épicos, recorrer América de Norte a Sur por esa artería de cemento que las une: la panamericana. De esa aventura queda un documental llamado “La Costura de América” que hoy podéis ver en nuestro canal de Youtube. Por su parte Alberto siempre sintió una atracción y una gran curiosidad por la historia y por los clásicos encarnados por griegos y romanos y todo cuanto los rodeaba. Cuando tuvo la oportunidad de ir a estudiar a Italia fue un sueño hecho realidad que le permitió recorrerse casi cada rincón del país transalpino para más tarde hacer una ruta de interrail añadiendo Grecia y Turquía a la ecuación. Eran los comienzos de dos jóvenes viajeros, a los que el futuro nos tendría reservados muchas otras historias que contar en forma de viajes a lo largo y ancho del globo.”

– A la hora de tomar la decisión, ¿tuvisteis miedo por lo que podría pasar después del viaje?

Hay decisiones que nunca son fáciles. Dejarlo todo y a todos los que te rodean para intentar cumplir un sueño no es fácil. Luchas contra ti mismo, contra gente que te dice que te estás equivocando y contra la propia sociedad. Salir de la zona de confort entraña riesgos, sobre todo cuando tu situación es buena y acomodada con un trabajo y una estabilidad. Destino Sudamérica fue nuestra gran apuesta. ¿Si tuvimos miedo? Claro que sí, es algo muy humano y de alguna manera, ese propio miedo fue el que nos mantuvo con los pies en el suelo y nos ayudó a seguir hacia delante para tomar la decisión. Nunca lo sabes a ciencia cierta, y te preguntas: ¿qué pasará después? ¿volveré a encontrar un trabajo? ¿seguirá la sociedad teniendo un lugar para nosotros? Hay que confiar en uno mismo. En el fondo nosotros teníamos la seguridad de que todo iría bien y a la postre así fue. El viaje te enseña muchas cosas y te ayuda a conocer mucha gente y a ver y entender las cosas desde una perspectiva diferente de cuando la ves desde detrás de un escritorio. Tenemos que comprometernos más con los sueños que tenemos, cualesquiera que estos sean, para poder hacer que se vuelvan realidad.

– Tres palabras que resuman lo que sentisteis justo antes de la vuelta.

Según avanzaban los días y los kilómetros nos fuimos dando cuenta que nuestra aventura de “Destino Sudamérica” tocaba a su fin. Muchas cosas se nos pasaron por la cabeza durante aquellos días; tristeza por lo que dejábamos atrás, incertidumbre por lo que estaba por venir y alegría por la inminente vuelta a casa para poder volver a abrazar a los nuestros. Incluso sopesamos la idea de quedarnos y perder aquel vuelo de vuelta. Aunque sobre todas las cosas, sentimos satisfacción y orgullo por todos los lugares y personas que habíamos conocido, respiramos profundo aquella sensación de eterna libertad que estábamos experimentando y miramos dentro de nosotros la inmensa cantidad de recuerdos e historias que acumulamos durante esos meses y que nos trajimos de vuelta en la memoria. Sabíamos que era el final de un camino pero el principio de muchos otros que estaban por venir.

– ¿Qué pasó a la vuelta? Mirándolo desde la distancia, ¿cambió en algo vuestra vida o todo sigue igual que antes de hacer las maletas aquella primera vez?

En nuestro caso todo lo que vino después de este viaje y de la decisión de dejarlo todo ha sido muy positivo. De una manera u otra estas experiencias siempre te aportan muchas cosas a nivel personal y profesional y a cada uno le llega de una forma distinta. Nuestra forma de vida ha cambiado definitivamente, Alberto por ejemplo ya no trabaja más en la oficina, y hoy podemos decir que no sólo hemos realizado nuestro sueño sino que también vivimos de él. ¿Hasta cuando? El tiempo lo dirá, pero mientras tanto ambos sabemos que ya ha valido la pena porque como dice el lema que acuñamos y que ha ido creciendo con nosotros a lo largo de los viajes y los años: “viajar es vivir dos veces en una vida”.

 

Maider

Maider cogió su primer avión solita cuando tenía ocho años, casi nació viajera! Lleva viajando toda la vida y eso se nota con un simple vistazo a su blog Pack and Click, donde nos aconseja lugares que la enamoraron, nos anima a perder el miedo y nos ayuda a sacar el máximo partido a nuestras fotos. Sin embargo, ella considera su primer gran viaje el que la llevó a recorrer doce países a lo largo de tres continentes (Asia, Europa y Oceanía) en el verano/otoño de 2016.

“Fue una experiencia que voy a recordar siempre, que me enseñó mucho acerca de dónde vivimos, pero también acerca de mí misma: mis capacidades, mis limitaciones, mis sueños, mis temores…”

– A la hora de tomar la decisión, ¿tuviste miedo por lo que podría pasar después del viaje?

Sí, claro. Las dudas son normales porque lo desconocido siempre da miedo. Tuve miedo antes de partir en el viaje e inseguridad sobre mi regreso. Dejé mi trabajo, un trabajo estable pero que no me llenaba, por algo incierto. Esas inseguridades son normales, pero también he creído siempre que uno debe perseguir sus sueños y no quedarse apoltronado en algo que le hace infeliz. Sabía que, al volver, iba a encontrar mi camino de alguna u otra forma.

Me vine a los EE.UU. en enero de 2010 con una maleta y el sueño de establecerme aquí, cuando el mundo atravesaba la peor crisis mundial. Sin trabajo, sin permiso de trabajo, sin número de seguridad social tan imprescindible en este país… Sólo con un sueño. Y, hoy, siete años después soy residente de este país. Siempre he creído que con esfuerzo (y un poco de suerte) puedes conseguir tus objetivos.

– Tres palabras que resuman lo que sentiste justo antes de la vuelta.

Emoción, Serenidad y Paz.

– ¿Qué pasó a la vuelta? Mirándolo desde la distancia, ¿cambió en algo tu vida o todo sigue igual que antes de hacer las maletas aquella primera vez?

Muchas cosas han cambiado, para empezar porque yo misma he cambiado después de este viaje. Mis prioridades son diferentes y en base a esas prioridades, estoy actuando de determinada forma. No volví a mi puesto de trabajo anterior y eso que tuve la posibilidad. De hecho, estuve dos meses más sin trabajar una vez regresé de mi viaje para saber qué camino tomar.

Desde enero de 2017 trabajo como consultora de Marketing con varios clientes. Esto es algo que me permite tener más flexibilidad para poder viajar a España (u otros destinos) cuando quiero o necesito. Me siento más tranquila en el aspecto laboral, ya que yo marco mis horarios y puedo acostarme sin preocupaciones. El estrés laboral que sentía antes no era sano; se me empezó a caer el pelo por este mismo motivo y no dormía por las noches. Por eso, aunque ahora facturo menos dinero al mes, he ganado en tranquilidad y felicidad, y eso, para mí, no tiene precio.

 

Timon y Clara

Clara es medio francesa, medio española. Timon, mitad griego y mitad alemán. Esta pareja es una mezcla cultural en sí misma, y quizás eso influyó para que se lanzaran a conocer algunas culturas más en diciembre del año pasado. Casi seis meses de un país a otro en el Sudeste de Asia que cuentan en su diario de viaje Where are Clara and Timon y que acabó no hace mucho, por lo que aún están inmersos en la vuelta de su primer gran viaje.

– A la hora de tomar la decisión, ¿tuvisteis miedo por lo que podría pasar después del viaje?

Tuvimos un poco de miedo, como suponemos que lo han tenido todas las personas que lo han hecho, pero creemos que este miedo es natural e incluso positivo. Como leí hace poco, las mejores cosas de la vida se encuentran al otro lado de la barrera del miedo. Superar tus miedos muchas veces es muy gratificante y te hace vivir experiencias inolvidables…como un viaje así.  Cuando tomamos la decisión éramos conscientes de que algunas personas de nuestro entorno no entenderían los motivos y sobretodo, estarían preocupados por las consecuencias y tuvimos que enfrentarnos a esas dudas. También, a darnos cuenta de que mucha gente desearía hacer algo así y no lo hacen debido muchas veces a ese miedo de salir de una zona de confort. Hay que aprender a vivir con la incertidumbre, ya que siempre habrán momentos en la vida en la que tendremos que vivir con ella. Tener una zona de confort es cómodo (valga la redundancia) pero tampoco te garantiza nada así que desde nuestro punto de vista, este viaje ha supuesto un paréntesis a dicha zona de confort en la que estábamos y la ocasión de replantearnos nuestra carrera profesional para buscar nuevas metas y oportunidades.

– Tres palabras que resuman lo que sentisteis justo antes de la vuelta.

Ilusión, melancolía, energía positiva

– ¿Qué pasó a la vuelta? Mirándolo desde la distancia, ¿cambió en algo vuestra vida o todo sigue igual que antes de hacer las maletas aquella primera vez?

Justo hoy hará un mes que volvimos del viaje. La sensación que tenemos es que ha pasado muchísimo tiempo desde que nos fuimos. Hemos vivido muchísimas experiencias, conocido nuevas culturas, nuevos amigos…Parece que el tiempo ha dado muchísimo de sí. Todos los días del viaje son diferentes e intensos y eso hace que la percepción del tiempo sea distinta que cuando tienes una rutina diaria. La realidad es que cuando vuelves piensas en todo lo que habrá cambiado “en casa” y prácticamente todo sigue como antes…Parece que el tiempo se ha parado el día que te fuiste y ahora parece que hace mucho tiempo ya que hemos vuelto!

Respecto a lo que ha cambiado de nuestra vida, no existen palabras que puedan hacer justicia a la experiencia que hemos vivido durante este viaje y resulta casi difícil hablar de ello. Como dice una frase muy conocida “viajar es lo único que compras que te hace más rico”…y así es. Nosotros habremos cambiado y probablemente todavía ni siquiera somos conscientes de ello. Ha sido una experiencia vital que creemos todos los jóvenes deberían hacer en algún momento de su vida y que sin duda saca a las personas de los círculos “convencionales” a los que nos somete el sistema para enseñarnos otros mundos, otras maneras de hacer las cosas, de vivir y de pensar.

 

Paul

Por último, hemos querido preguntar a nuestro amigo Paul, que tiene una situación similar a la nuestra en este momento. Se encuentra en Camboya y a punto de terminar la vuelta al mundo que empezó en septiembre de 2016 en Montreal.

– A la hora de tomar la decisión, ¿tuviste miedo por lo que podría pasar después del viaje?

No. Miedo nunca. Cuando tomé la decisión de iniciar mi vuelta al mundo desde el principio me había establecido una fecha aproximada para volver a Europa y un objetivo marcado. Creo que es importante tener una idea de lo que uno quiere hacer y donde vivir en su vuelta, si es que vuelve…

– Tres palabras que resuman lo que sientes cuando piensas en volver.

Alegría, por estar rodeado de nuevo de los míos.

Descanso, relajarse unos días en casa de Mama.

Euforia y ganas de conocer mas lugares

– ¿Tienes planes para la vuelta? ¿Crees que te está cambiando este viaje?

Si tengo planes. La idea es volver a vivir un tiempo en Alemania y volver a estudiar.

Obviamente te cambia una experiencia como esta.. Para mi fue la primera vez que he estado fuera de Europa por un período que fuese más largo de la clásicas tres semanas. Una vez pasando estas primeras semanas vas notando el cambio de turista a modo viajero y cada vez más llegas a un estado de mucha tranquilidad y alegría de poder estar haciendo lo que siempre habías soñado. Aprendí a tomarme las cosas con más paciencia y tranquilidad. Sobre todo viendo la situación de vida de muchas personas en la gran mayoría de los países que he visitado realmente te das cuenta de lo afortunado que eres por haber nacido en el mundo occidental.

– Muchas personas nos transmiten su preocupación porque creen que será difícil la vuelta al mundo laboral después de estos meses, por la adaptación personal y por el temido vacío en el currículum ¿tú que piensas y qué le contestarías a esas personas?

Si has sido capaz de viajar durante unos meses creo que adquieres tantas nuevas habilidades que junto con tus experiencias ya acumuladas puedes estar bien tranquilo de siempre encontrar un trabajo que te guste. Incluso me atrevo a decir que en muchas empresas si puedes explicarles el por qué de este año sabático puedes llegar a destacar en el proceso de selección. No creo que hoy en día sea una mancha negra en el CV.

Lo que si veo mas complicado es tu propia integración a la vida de lunes a viernes” 9 to 5” y con máximo 30 días de vacaciones al año… Pensándolo así actualmente veo muy poco factible para mi futuro volver a esa rutina. Pero estoy convencido de encontrar otras maneras de poder ganarme la vida y tener éxito y hacer lo que me guste.


¿Y qué vamos a añadir nosotros? Nada más que un gran GRACIAS por las respuestas, por compartir vuestras inspiradoras historias con nosotros y por las ganas que le ponéis a todo lo que hacéis.

Os invitamos a los demás a compartir vuestra propia experiencia e impresiones en los comentarios.

(Visited 174 times, 1 visits today)
A compartir

4 comentarios en el artículo "Entrevista a viajeros: A la vuelta de un gran viaje"

Avísame de
1000
Ordenar por:   más nuevos | más viejos | más votados
wpDiscuz