Comida thai, mucho más que arroz con verduras

Pensé que era muy injusto. Me habían dicho innumerables veces que iba a disfrutar tantísimo la comida tailandesa que durante los tres primeros días sentí como si me estuvieran dando bofetadas en forma de arroz blanco con verduras pasadas por la plancha. Y está bien bueno, porque los tailandeses acostumbran a darle su toque dulce-picante-salado-ácido a casi todos los platos. Para colmo (todavía) no toleraba en el paladar ni el picante ni los sabores extremos, por lo que lo pedía de un soso que provocaba miradas de sorpresa. Soso a su entender, porque a mí me parecía muy sabroso el primer día y el segundo.

Cuando te encanta probar sabores nuevos y llevas dos días en un país con una gastronomía totalmente diferente a lo que conoces comiendo y cenando lo mismo, ya puede ser un trozo de cielo que termina convirtiéndose en una pasta aburrida dentro de la boca. Los demás, con toda la carta a su disposición, prueban todos los platos y los comentan entre ellos con muecas de placer. Yo mezclo mi arroz blanco con las verduras de siempre y me limito a alimentarme. Está bueno, pienso, igual que ayer y que mañana, con la diferencia de que llevará huevo o no, según me apetezca.

En los mercados había podido probar unos rollitos verdes muy ricos y huevos fritos y cocidos. En el primer restaurante pregunté por las opciones vegetarianas. Cuando creo que por fin nos entendimos el camarero y yo, me señaló el arroz como única opción. Por alguna razón creímos desde ese momento que había que ceñirse a la carta. Por eso las dos o tres veces siguientes me conformé con mi repetitivo menú, porque era el único que anunciaban sin carne ni pescado. Nos imaginamos que cocinarían los demás con base o caldo de carne.

Conforme pasan los días y aumenta la cantidad de arroz con verduras ingerida, uno pierde la timidez y vuelve a probar suerte. Una señora poco sonriente y por ende poco común aquí, me ofreció un curry verde sin pollo, sin grasa de pollo y totalmente vegetariano. Aquella sopa espesa picaba como mil demonios (esta fue la expresión que me salió en el momento). Paradójicamente pedí un plato de arroz blanco para suavizarla, pero me supo a gloria. Este fue el momento exacto en el que empezó mi amistad con la comida picante porque, al menos lo que estoy comiendo aquí, pica con sabor. Hasta ahora siempre notaba que anulaba todos los demás sabores y la boca se me quedaba ardiendo durante horas.

Ahora sabemos que el señor del primer restaurante no debió entenderme. La base de la comida thai suelen ser verduras y no carne, pescado o marisco. Estos ingredientes solo se añaden. Además, en casi todos sitios tienen tofu o setas para sustituirlos y preparar un plato vegetariano muy completo. Solo hay que pedirlo y disfrutar de los sabores de esta cocina rápida de hacer pero con una mezcla de sabores y olores muy elaborada. Aquí tenéis una lista de los platos que más nos gustaron.

En las ciudades más grandes hemos encontrado igualmente una oferta variada de restaurantes veganos y, sobre todo, vegetarianos. Pero no dejéis de probar la comida de los lugares más tradicionales!

Mango Curry con Tofu

Menú en restaurante vegetariano.

Menú en restaurante vegetariano

Pad Thai

Pad Thai

Rad Na con Tofu

Rad Na con Tofu

Desayuno.

Desayuno

 

(Visited 25 times, 1 visits today)
A compartir
Ordenar por:   más nuevos | más viejos | más votados
wpDiscuz